Cierto es que cada año suman mis expectativas personales, y ojalá, ese impulso que espero no perder nunca, se traduzca en nuevos alicientes, nuevas parejas, y nuevos retos como fotógrafo.

Este año es especial para mí, y los que mejor me conocen bien lo saben. Creer en lo que uno hace es sin duda alguna, la forma más saludable de trabajo, un crecimiento consigo mismo, una oda al amor propio.

Aun así, hay cosas que no cambiaré nunca, estilos de vida que me inspiran y llenan de sensaciones. Animal de costumbres, entiendo la soledad en la terraza, los buenos días que enfrían la piel y sostienen el humo de un café en llamas. Los primeros compases. El primer periódico. Ruido de motores de autobús entre pausas. La puerta del repartidor, y más pausas. Respirar pensativo. Arrancar el coche.

Cat Stevens rompe otra mañana con su voz mientras una colección de analógicas, mayores ya para juegos de otra edad, parece llorar en la vitrina. Dentro, las luces tempranas de marzo se cuelan por la ventana, llevando cariz a perfiles de seda.

Los espejos hoy son lienzos de plata, que tiñen de realismo los preparativos, cuando Clara, vestida blanco, baja las escaleras de la mano de su padre Ale. Él me habla de sus cámaras, de fotografía de alto contraste, del amor por el grano en imágenes llenas de esencia. Idiomas que facilitan el trabajo.

La plaza de Capuchinos de Córdoba, un hervidero de emociones. Invitados soleándose a la luz de un día de frío endémico en la sombra del empedrado cordobés. Rodrigo y Clara, y el mes de marzo, juntos, bajo un mismo cielo de flores blancas que anuncian primavera, una nueva estación de primavera.

He disfrutado mucho en esta boda. Fotografiar una boda no es un plan establecido, no es un reportaje de pautas concretas que se patenten a lo largo de los años. Es una continua renovación de intenciones, un lujo para los ojos del fotógrafo, buscador insaciable de la luz, los momentos y la composición. Fotografiar una boda, contar una historia en imágenes,  instantes efímeros, a veces más rápidos que el obturador, que cotizarán alto con el paso del tiempo.

Os dejo con este recorrido de imágenes, espero que os gusten.

Reportaje de boda en Córdoba, con ceremonia en la iglesia de los Dolores de Córdoba. Celebración de boda en la Finca El Capricho Córdoba. Fotografías de Antonio Aguilera Fotógrafo de bodas en Córdoba. Con Coches Clásicos Jesús. Vestidos de boda en Córdoba Alba del Brillante. Vestidos Teresa y LeticiaWedding Makeup Fany. Floristería AndaluflorMAC Estilistas peluquerosKatmusic dj para eventos en Córdoba.

 

 

 

Entradas relacionadas

4 comments

Jairo Milla Videógrafo 06/04/2016 at 8:46 am

Felicidades Antonio! Me han gustado mucho varias fotos. un abrazo

Reply
antonioaguilera 07/04/2016 at 8:09 am

Gracias Jairo!

Reply
La Vieja Cigarra 07/04/2016 at 8:00 am

Precioso reportaje!

Reply
antonioaguilera 07/04/2016 at 8:09 am

Muchas gracias La Vieja Cigarra

Reply

Leave a Comment

error: La descarga o captura de imágenes protegidas es delito. © 2015 Antonio Aguilera. Todos los derechos reservados.

Utilizamos cookies para asegurar la mejor experiencia de navegación al usuario. Si continúa utilizando este sitio web asumiremos que está de acuerdo. Leer más

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close